Foro ISFD Fátima

junio 8, 2010

PORTADA

Filed under: PORTADA — Juan Gabriel Ravasi @ 5:04 pm

BIENVENIDO al FORO DEL ISFD FÁTIMA


¿Qué es esto?

Un espacio para participar del proceso de reformulación del proyecto educativo institucional a modo de diálogo entorno a las cuestiones que nos proponemos actualizar.

¿Para qué? (Objetivos)

  1. En vistas iniciar el curso 2011 con un PEI actualizado, nos proponemos en el nivel terciario revisar antes de fin del presente curso lectivo los programas de las unidades curriculares de las dos carreras que actualmente se dictan en nuestro Instituto.
  2. Dicha actualización constituye una excelente oportunidad para rever contenidos y metodología desde la perspectiva de la pastoral de la inteligencia (ver).

¿Cómo participar?

Al pie de cada “página”, por medio de la ventana “dejar comentario”, se puede participar haciendo aportes al tema y/o sugerir otros que consideres importantes. Ingresando la dirección de emal en el casillero SUSCRIBIRME el sistema nos mantiene actualizados por esa vía de todos lo que acontece en el foro.

¿Qué pasos se proponen?

  1. Lectura, reflexión y comentarios sobre los temas planteados en la columna de la derecha. →
  2. Propuesta de otros temas que se consideren oportunos.
  3. Sugerencia de bibliografía.
  4. Actualización de los programas de cada unidad curricular.

– – – – – – – – – – – – – – – – – – – – – – – – – – – – – – – – – – – – – – – – –

Todo lo que concentra al hombre, llamándole a elevada contemplación en el santuario de su alma, contribuye a engrandecerle, porque le despega de los objetos materiales, le recuerda su alto origen y le anuncia su inmenso destino. En un siglo de metálico y de goces, en que todo parece encaminarse a no desarrollar las fuerzas del espíritu, sino en cuanto pueden servir a regalar el cuerpo, conviene que se renueven esas grandes cuestiones, en que el entendimiento divaga con amplísima libertad por espacios sin fin. . . . Sólo la inteligencia se examina a sí propia. La piedra cae sin conocer su caída; el rayo calcina y pulveriza, ignorando su fuerza; la flor nada sabe de su encantadora hermosura; el bruto animal sigue sus instintos, sin preguntarse la razón de ellos; sólo el hombre, esa frágil organización que aparece un momento sobre la tierra para deshacerse luego en polvo, abriga un espíritu que, después de abarcar el mundo, ansia por comprenderse, encerrándose en sí propio, allí dentro, como en un santuario donde él mismo es a un tiempo el oráculo y el consultor. Quién soy, qué hago, qué pienso, por qué pienso, como pienso, qué son esos fenómenos que experimento en mí, por qué estoy sujeto a ellos, cuál es su causa, cuál el orden de su producción, cuáles sus relaciones: he aquí lo que se pregunta el espíritu; cuestiones graves, cuestiones espinosas, es verdad; pero nobles, sublimes, perenne testimonio de que hay dentro de nosotros algo superior a esa materia inerte, sólo capaz de recibir movimiento y variedad de formas; de que hay algo que con su actividad íntima, espontánea, radicada en su naturaleza misma, nos ofrece la imagen de la actividad infinita que ha sacado el mundo de la nada con un solo acto de su voluntad.

J. Balmes, Filosofía Fundamental, I, cap. 1, §4. La cuestión del saber.

– – – – – – – – – – – – – – – – – – – –

Porque desengañémosnos, el ejemplo… si, el ejemplo es el maestro más sabio para la formación de las buenas costumbres. Nada valen teorías, en vano las maestras explicarán y harán comprender a sus discípulos lo que es justicia, verdad, buena fe, etc., y todas las virtudes, si la práctica las desmiente; ésta arrollará todo lo bueno, y será la conducta en los días ulteriores de la depravación. Manuel Belgrano: Correo de Comercio, 21 de julio de 1810, en Escritos Económicos, Biblioteca del Oficial. Ed. Círculo Militar, 1963

– – – – – – – – – – – – – – – – – – –

“En las naciones coloniales despojadas del poder político directo y sometidas a las fuerzas de ocupación extranjera, los problemas de la penetración cultural pueden revestir menos importancia para el imperialismo, puesto que sus privilegios económicos están asegurados por la persuasión de su artillería. La formación de una conciencia nacional en ese tipo de países no encuentra obstáculos, sino que, por el contrario, es estimulada por la simple presencia de la potencia extranjera en el suelo natal. Pero en la semicolonia, que goza de un status político independiente decorado por la ficción jurídica, la colonización pedagógica se revela esencial, pues no dispone de otra fuerza para asegurar la perpetuación del dominio imperialista, y ya es sabido que las ideas, en cierto grado de su evolución, se truecan en fuerza material”. Jorge A. Ramos, Crisis y resurrección de la literatura argentina, Ed. Indoamérica, 1954

– – – – – – – – – – – – – – –

En el libro X, capítulo XXIII de las Confesiones, comentando la célebre frase de Terencio:”la verdad engendra el odio”, San Agustín se pregunta cómo explicar este hecho tan ilógico, y nos enseña que:

El alma humana ama naturalmente la felicidad. Y ésta es la alegría nacida de la verdad. Es un aberración que alguien vea un enemigo en el hombre que predica a Dios. La naturaleza humana es tan propensa a la verdad que cuando el hombre ama algo que es contrario a la verdad, él quiere que éste algo sea verdadero. De tal modo, cae en el error, persuadiéndose que es verdadero lo que en realidad es falso. Así, cabe que alguien le abra los ojos. Pero, el hombre  no admite que se le muestre que se engañó, por esto mismo no tolera que se le demuestre el error en que está. Por esta forma, ciertos hombres odian la verdad: la aman cuando brilla, pero no cuando reprende. Ellos la aman cuando ella  se les muestra, pero la odian cuando les hace ver lo que son. Por su deslealtad, ellos sufren una sanción de la verdad: ellos no quieren ser descubiertos por la verdad, pero ella los descubre. Y, con todo, ella permanece oculta a los ojos de ellos. Así está hecho el corazón humano. Ciego y perezoso, indigno y deshonesto, él se oculta, pero no admite que nada le sea ocultado. Sucede que él no consigue huir de la verdad, pero la verdad huye de los ojos de él.

– – – – – – – – – – – – – – –

Que en eso ha consistido siempre la verdadera ciencia:  en descifrar, con reverencia y admiración, las huellas de Dios en la naturaleza. Raúl Leguizamón

Educar implica no sólo enseñar los que las cosas son

sino demostrar argumentativamente las razones

en virtud de las cuales se dice que las cosas son como se enseñan.

Parafraseando a Santo Tomás, es posible sostener con él, que la disputa magistral tiende no sólo a remover el error sino a instruir al auditorio a fin de que quien escucha sea llevado a inteligir la verdad investigada, debiendo para ello basarse el análisis de la cuestión y la demostración argumentativa en razones que le hacen saber al aprendiz, no sólo cuál es la verdad sino también de qué modo es verdadero lo que se dice; porque de lo contrario, cuando el maestro resuelve una cuestión recurriendo a alguna autoridad en el tema, si bien el auditorio tiene la certeza que la cosa es del modo en el que el maestro lo explica, sin embargo no adquiere conocimiento alguno ni de la ciencia ni de la inteligencia que el verdadero conocimiento del tema demanda. STA, Quodlibetl IV, a. 18


La razón y el orden

¿Qué diferencia hay entre sentir y pensar? Podrían parecer lo mismo, pero no son iguales. Santo Tomás de Aquino (1225-1274), siguiendo a Aristóteles en su realismo, distingue entre la sensación y el pensamiento mediante la idea del orden. Conocer es tan propio de los sentidos como de la inteligencia, pero conocer orden es prerrogativa de la mente, no de la sensibilidad. Ver orden significa relacionar; y ser capaz de conocer relaciones es ser capaz de ver lo igual y lo distinto, lo más y lo menos, lo superior y lo inferior, la causa y el efecto; significa también conocer el fin, los medios y el modo como se ordenan al fin. Relacionar es pensar, porque significa poder instrumentar (ordenar algo a un fin); o también, compararlos entre sí como subordinado y superior.

Tan importante es esta capacidad de percibir el orden que podemos deducir una clasificación de los saberes a partir de ella. A diferentes actos de la razón corresponden diferentes hábitos (disposiciones activas) que la perfeccionan: la ciencia natural, la lógica, la ética y la técnica. Aristóteles condensó una multitud de reflexiones sobre la naturaleza del saber en una frase: “Es propio del sabio ordenar”. Tomás de Aquino, pensador profundo y seguramente el mejor intérprete de Aristóteles, la ha comentado de la siguiente manera:

“Es propio del sabio ordenar. Y es así porque la sabiduría es la perfección mayor de la razón, lo propio de la cual es conocer el orden. Porque, aunque las potencias sensitivas conozcan algunas cosas en absoluto, conocer el orden de una cosa a otra es exclusivo del entendimiento o de la razón (…) Ahora, el orden es objeto de la razón de cuatro maneras. Existe un orden que la razón no construye sino que se limita a considerar y este es el orden de las cosas naturales. Hay otro orden que la razón introduce, cuando lo considera, en sus propios actos, como cuando ordena sus conceptos entre sí y los signos de los conceptos que son las voces significativas. Hay un tercer orden que la razón introduce, al considerarlo, en las operaciones de la voluntad. El cuarto, por fin, es el orden que la razón introduce, al considerarlo, en las cosas externas de las que ella misma es causa, como el mueble o la casa” – Tomás de Aquino, Comentario a la Ética a Nicómaco, Prólogo.

Anuncios

4 comentarios »

  1. Buenas Nuevas:
    Es una alegría que exista un espacio para reflexionar sobre la evangelización del currículum. Este sitio, siento que nos brindará la posibilidad de crecer dentro del trabajo pastoral como institución. Aunque se piense que Educación y Evangelización sean dos acciones totalmente diferentes, nuestros alumnos, docentes y todos los integrantes de nuestra comunidad educativa piden que no se separen. Ya que son dos modos complementarios de ocuparse de la persona y de la tarea conjunta del crecimiento del hombre.

    Comentario por Cruz Alvarez — junio 30, 2010 @ 11:59 pm | Responder

  2. Hola a todos!!
    Qué buen espacio para compartir, aprender y continuar creciendo como integrantes de una misma Institución, ya que por cuestiones de horarios a veces no tenemos oportunidad de escucharnos.
    Acuerdo con Cruz de que no se puede separar Educación de Evangelización, ya que si apostamos a la Educación Integral no podemos obviar la espiritualidad de la persona, como parte constitutiva de la misma.
    Espero la tecnología nos ayude a acortar distancias.
    Hasta pronto

    Comentario por Carolina Pérez — julio 1, 2010 @ 1:11 am | Responder

  3. Esta muy bueno este espacio, me gustaria sumarme con aportes prácticos en donde la teoria se aplique de manera cercana y amable

    Comentario por María Teresa Rodriguez — mayo 26, 2011 @ 1:05 am | Responder

    • Estimada María Teresa, Gracias por su participación y bienvenidos sus aportes. Cordialmente, JGR

      Comentario por Juan Gabriel Ravasi — mayo 26, 2011 @ 10:41 am | Responder


RSS feed for comments on this post. TrackBack URI

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Crea un blog o un sitio web gratuitos con WordPress.com.

A %d blogueros les gusta esto: